Te olvidas de los chicos

La frase con la que titulo este artículo del blog para padres, es en apariencia trágica.

Para un padre, olvidarse a los chicos es, cuanto menos, algo complicado.

Sin embargo, el “te olvidas de los chicos” es utilizado muchas veces como un atributo que describe ciertos lugares: barrios privados/countries, restaurantes con pelotero, grandes cruceros o balnearios con animadores para niños, etc.

Uno, que tiene 4 hijos, escucha esta frase con asiduidad a la hora de recibir un consejo sobre como pasarla bien.

No voy a desacreditar de ningún modo los beneficios de la vida al aire libre con seguridad que ofrecen los barrios privados (nunca me iría a vivir a uno de ellos pero eso es harina de otro costal y materia de otra discusión que no viene al caso).

Tampoco voy a negar que cuando uno tiene 4 hijos, son pocas las posibilidades que tiene de ir a comer afuera y cruzar alguna palabra con su mujer mientras disfruta de alguna exquisitez. En ese sentido, el pelotero es como un aliviador necesario en donde se “deposita” a los chicos.

Lo mismo sucede a la hora de querer tomar un poco de sol sin estar preocupándose porque los chicos se metan al agua sin los “bracitos” o se alejen y se pierdan en la playa. Para esos casos, las animadoras son indispensables para que uno se distienda un rato en el verano.

El problema es cuando la frase: “te olvidas de los chicos”, tiene estas consecuencias: http://www.yamisiones.com/?modulo=noticia&id=24131

Digo yo ¿para qué tuvieron chicos entonces?

Anuncios

Leave a comment »

Mis inicios en la política

Sobre mi ideología política, haciendo terapia hace unos años atrás, mi analista me hizo ver algunas cosas para entender un poco más porque tengo esta forma de pensar.

Comentándole sobre las tendencias de los niños actuales a estar todo el día enganchados con la tecnología, comparaba la play station de ahora con mi forma de hacer un jueguito de futbol en casa, cuando el chico era yo.

Lo hacía con muñequitos. Ponía 11 de un lado y 11 del otro y utilizaba un botón del costurero de mi mamá que venía a ser la pelota. Para distinguir a unos de otros, ponía 11 indiecitos y 11 soldaditos. Los indiecitos eran Boca, los soldaditos, River.

Si agregamos que soy el socio número 15.957 del Club Atlético Boca Juniors desde el 10/10/1989, no hay mucho más que aclarar.

Leave a comment »

El lenguaje de los bebes, hoy “losha”

El lenguaje de los bebes suele ser muy complicado de interpretar. Los padres vamos adquiriendo experiencia y a medida que pasa el tiempo entendemos que nos quieren decir nuestros hijos cuando empiezan a emitir los primeros sonidos.

Por lo general, las vocales que el bebe pronuncia son las mismas que las de la palabra original y entonces, por similitud, nos aproximamos a lo que nos quieren expresar.

Hay casos, sin embargo, en que los niños hacen sus propias interpretaciones de las palabras y allí es donde uno tiene la sensación de estar intentando descubrir jeroglíficos indescifrables.

Tal es el caso de algunas expresiones de Jazmín (o Ricutti, como le decimos).

Ella tiene un año y diez meses y como ya saben, es la menor de 4 hermanos.

Hace meses que cada vez que llego a casa me toma el dedo meñique de la mano y me dice textualmente: “Papá: losha”. Yo intento, sin suerte, durante los primeros minutos tratar de entender que es lo que me quiere decir. Luego, debo reconocerlo, pierdo la paciencia y la dejo llorando porque no puedo satisfacer su pedido.

“Losha, papá, Losha”: ¿qué querrá decir “Losha”?

Pero los otros días, amigos, pude al fin descubrir lo que Jazmín me quería decir.

Yo volvía de la calle a la tardecita cuando ella me volvió a tomar con su dedo. Pero esta vez, me llevó a la heladera. Luego me hizo abrirla y me mostró un envase de plástico que contenía el fiambre.

Ahí descubrí lo que Jazmín expresaba.

“Losha” amigos míos, quería decir rosa y rosa es…JAMÓN COCIDO!

Buen provecho Ricutti!!!!!!

Comments (2) »

Que sean niños los niños

Me encantó esto que escribió Mex Urtizberea sobre los niños y quería compartirlo en el día de ellos…

Que sean niños, y no clientes de las compañías de celulares, o vendedores de rosas en los bares, o estrellas descartables de la televisión.

Niños, no limpiavidrios en los semáforos, o botín de padres enfrentados o repartidores de estampitas en los subtes.

Que no sean niños soldados, los niños. Que sean niños los niños, simplemente. Que no sean foto de un portal pornográfico. Que no sean los habitantes de un reformatorio.

Que no sean costureros en talleres ilegales de ningún lugar del mundo.

Que sean niños los niños, y no un target.

Que no sean los que pagan las culpas. Los que reciben los golpes. Los bombardeados por publicidad. Que sean niños los niños. Todo lo aniñados que quieran. Todo lo infantiles que quieran. Todo lo ingenuos que quieran. Que hagan libremente sus niñerías.

Que se dediquen a ser niños y no a otra cosa.

Que no sean los que no juegan, los acosados por las preocupaciones, los tapados de actividades.

Que sean niños los niños y se los deje preguntar sin levantar la mano, formar filas torcidas, llevar alguna vez la Bandera no por ser mejor alumno, sino por ser buen compañero.

Que sean niños los niños y no los incentivados con desmesura a consumir todo lo que saca el mercado.

Que sean niños, y no los que aspiran pegamento en una esquina o fuman paco en la otra, tan de nadie, tan desprotegidos.

Niños, no nombres que tienen que rogar por recibir el apellido paterno o la cuota de alimentos.

Que sean niños los niños.

Y que los niños sean lo intocable, que sea la gran coincidencia en cualquier discusión ideológica; que por ellos se desvelen los economistas de todas las corrientes, los dirigentes de todos los partidos, los periodistas de todos los medios, los vecinos de todas las cuadras, los asistentes sociales de todas las municipalidades, los maestros de todas las escuelas.

Que sean niños los niños, y no el juguete de los abusadores.

Que sean niños, no “el repetidor” o “el conflictivo” o “el que nunca trae los deberes”.

Niños, y no los que empujan el carro con cartones.

Que sean niños los niños, simplemente

Que ejerzan en paz el oficio de recién llegados.

Que se los llame a trabajar con la imaginación o con lápices de colores.

Que se los deje ser niños, todo lo niños que quieran.

Y que los niños sean lo importante, que por ellos lleguen a un acuerdo los que nunca se ponen de acuerdo; que por ellos se dirijan la palabra los que no se hablan, que por ellos hagan algo los que nunca hicieron nada.

Que sean niños los niños y que no dejen de joder con la pelota.

Que sean niños en su día. Que lo sean todos los días del año. Que sean felices los niños, por ser niños. Inocentes de todo lo heredado.

Por Mex Urtizberea

Leave a comment »

Juan a punto de levantar vuelo

Ahí va Juan, carreteando los últimos metros de la pista de su infancia. A punto de levantar vuelo con sus 13 añitos. Aletee duro Juanchi y vaya en la dirección que le indique su corazón. A veces el cerebro es demasiado racional para estas cosas (¡ojo! a veces no). Y vuele bajo, que abajo está la verdad (como dijo un poeta).

Sepa que va camino a convertirse en un hombrecito.

Le toco desde “purrete” ser el mayor de 4 hermanos y eso, quiera uno o no, le quita algo de “fantasía” a la niñez y le agrega algo de madurez (innecesaria a esa altura de la vida). Usted supo llevar con holgura y alegría (porque no), esa pequeña mochila que le puso la vida. Y uno siente que no hizo lo suficiente a la hora de hacérsela lo más liviana posible. Disculpas por eso.

Ahora le toca arrancar un poco más solo.

Vaya, disfrute, equivóquese, vuelva a empezar, una y mil veces, llore si lo necesita, no me cuente su dolor si no quiere, pero sepa que acá, al lado de la raya de cal, como siempre, dispuesto a poner el hombro cuando lo crea conveniente, esta su papá.

¡Feliz cumple hijo!

Estoy muy orgulloso de vos.

Comments (2) »

Una web que enseña de manera lúdica seguridad vial a los niños

Les recomiendo a los padres que lean, visitar este sitio:  http://www.losmaspequenosyseguridadvial.com/

 

Leave a comment »

Junio 26-El reino del miedo (de Los Hijos de los días de Eduardo Galeano)

Hoy es el día contra la tortura.

Por trágica ironía, la dictadura militar del Uruguay nació al día siguiente, en 1973, y convirtió al país entero en una gran cámara de torturas.

Los suplicios servían poco y nada para arrancar información, pero eran muy útiles para sembrar el miedo y el miedo obligó a los uruguayos a vivir callando o mintiendo.

En el exilio, recibí una carta anónima:

Es jodido mentir, y es jodido acostumbrarse a mentir.

Pero peor que mentir es enseñar a mentir.

Yo tengo tres hijos.

Comments (2) »